inicio

Federico García Lorca

 

 

Balada amarilla

 

En lo alto de aquel monte
hay un arbolito verde.
Pastor que vas,
pastor que vienes.
Olivares soñolientos
bajan al llano caliente.
Pastor que vas,
pastor que vienes.
Ni ovejas blancas, ni perro,
ni cayado,ni amor tienes.
Pastor que vas,
como una sombra de oro
en el trigal te disuelvas.
Pastor que vienes.