logo

Federico García Lorca

 

 

Hospicio

 

Y las estrellas pobres,

las que no tienen luz,

¡Qué dolor,

qué dolor,

qué pena!

están abandonadas

sobre un azul borroso

 

¡Qué dolor,

qué dolor,

qué pena!