logo

Dámaso Alonso

 

 

Copla

 

Copla

La copla quedó partida.
No la pude concluir.
Y era la copla mi vida.

(Morir palabra dormida,
¡cómo te siento latir!)

Bien templado el instrumento
y a medio giro el cantar,
llevóse la copla el viento
(¡vida, cantar soñoliento!),
y no la pude acabar.